La CAS es una de las 134 Confederaciones y/o Asociaciones Nacionales del mundo afiliadas a la Federación Mundial de Sordos – FMS (World Federation of the Deaf – WFD, por sus siglas en inglés), en el que realizan Asambleas Generales Ordinarias y Congresos Mundiales cada 4 años donde se reúnen los delegados de distintas Confederaciones de Personas Sordas de todo el mundo, a fin de renovar e intercambiar acerca de los progresos relacionados con las Personas Sordas, a fin de mejorar su calidad de vida. 

La FMS, en el sistema de Naciones Unidas, está representada en el Consejo Económico y Social (COESOC), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, trabaja en estrecha vinculación con la Asociación Mundial de Intérpretes de Lenguas de Señas -WASLI- (Word Association of Sign Language Interpreters). 

Dado que el trabajo de la FMS, se centra en la lucha por los derechos humanos de las personas Sordas en todo el mundo, se trabaja en la supresión de las barreras de comunicación y en la promoción de las Lenguas de Señas en el panorama internacional. De igual forma, trabaja por la igualdad de oportunidades en todos los ámbitos de la vida, incluyendo el acceso a la educación y a la información.

Es la FMS quien define las políticas y lineamientos en torno a las acciones de promoción, difusión y protección de las personas Sordas de todo el mundo, que contempla además la protección y consolidación de la Lengua de Señas de cada país. 

Además de esto, toda acción que realiza la CAS en pos de una mejora en la calidad de vida de nuestra comunidad, lo hace con las garantías legales y Tratados Universales que ello implica, y que además reconocen nuestra Lengua de Señas como un derecho innegable, y por consiguiente, el motor que define nuestra identidad y fortalece las bases de nuestra educación y cultura.